5 increíbles beneficios de la manzanilla

5 increíbles beneficios de la manzanilla

En la actualidad se puede encontrar la manzanilla en prácticamente cualquier país, ya que es una planta muy resistente, que se adapta prácticamente a todos los climas. Para que sepas cómo y cuándo utilizar la manzanilla, hoy te traemos 5 beneficios de esta popular planta:

1.- Problemas digestivos: consumir las flores de manzanilla en forma de infusión colabora a distender las digestiones pesadas y agiliza la eliminación de gases intestinales. Además, debido a sus cualidades antiinflamatorias, es un buen medicamento para tratar las úlceras gástricas.

2.- Tensión nerviosa: tanto para la tensión como para cuadros de irritabilidad, la infusión de manzanilla constituye un excelente relajante, distendiendo los músculos tensos y doloridos, así como optimizando el sueño y aliviando los dolores menstruales.

3.- Cuidado de la piel: la pomada o ungüento de manzanilla es una muy eficaz manera de tratar los eccemas, piel inflamada y alergias.
Irritación de los ojos: también para aliviar la irritación en la vista y limpiar los ojos es de mucha ayuda la manzanilla preparada en forma de infusión.

4.- Dolores reumáticos: la maceración de flores de manzanilla, aplicada en forma de fricciones sobre la zona que quieras tratar, resulta un tratamiento muy beneficioso para acabar con los dolores reumáticos y la inflamación.

5.- Alivia los síntomas de la diarrea, es también un aliado para combatir la resaca por consumo de alcohol en exceso, y es ventajosa contra el insomnio y para desinflamar tejidos, en particular la piel, por ejemplo en su exposición prolongada al sol, en quemaduras, golpes u otros males.

Precauciones con la manzanilla

Entre las precauciones que hay que tomar se destaca la incompatibilidad de la manzanilla con el tanino y la quina, por lo que no debería mezclársela con plantas como el roble o nogal, ni con sales metálicas; así como tampoco se debe utilizar la manzanilla en forma de aceite esencial durante el estado de embarazo.

Fuente: Culturizando

Salud