Los manudos tenían cinco juegos de no anotarle en casa a los florenses.

Al pleno inicio del encuentro, el goleador de Alajuelense en el torneo anterior, Jonathan McDonald, convirtió la única anotación del partido que al final daría tres puntos a los erizos. Un centro del joven Daniel Villegas, que arrancó de titular sorpresivamente, y que el puntero hondureño Róger Rojas no alcanzó, pero su compañero logró clavar en las redes heredianas.

Es un juego donde se notó mayor solvencia y buen fútbol para los rojinegros, circunstancia que no lograban crear desde hace una cantidad de tiempo considerable. Inclusive, las lesiones del central Kenner Gutiérrez y el joven guardameta Adonis Pineda, no afectaron tanto el trabajo de los alajuelenses. Herediano buscó, con variantes para el segundo tiempo, mayores oportunidades ofensivas, pero no fue suficiente y la molestia de los jugadores al término del partido fue evidente.

Para Jafet Soto, fue un «regalo» del inicio del encuentro lo que no les permitió alcanzar la victoria: «Fue un partido complicado, nosotros regalamos el inicio, el equipo se acomodó mejor después del minuto 25. En el segundo tiempo tuvimos las acciones dominadas, fue un partido intenso, pero siento que nos faltó terminar las jugadas».

Para el timonel erizo, Nicolás dos Santos, el equipo y su trabajo le da satisfacción, pero deben prestar atención al tema de los guardametas y las lesiones. Patrick Pemberton, Mauricio Vargas y ahora también Adonis Pineda se encuentran lastimados. «Nosotros tenemos un grupo que se está fortaleciendo y un compañero que está sufriendo tenés todo el grupo que está sufriendo. Hoy tuvimos dos lesionados y veremos que recuperación tienen», expresó el estratega en conferencia de prensa.