Mientras en el interior de la Casa Amarilla el Presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado,  sostenía una reunión con el Grupo de Contacto Internacional para Venezuela, en las afueras un grupo de personas sobre la vía pública con megáfonos, carteles y consignas revelaba estadísticas sobre las consecuencias que ha cosechado en lo que va del año la represión a cargo del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Queremos que el Grupo de Contacto se entere de la verdadera situación en Venezuela.

“No les venimos a decir mentiras, les venimos a decir la verdad de lo que está sucediendo en nuestro país y queremos que ustedes lo entienda”, gritó una de las manifestantes a través del megáfono. Un grupo de al menos 20 personas entre ellas nicaragüenses radicados en el país que aducen “comprender el dolor de los hermanos en Venezuela por sufrir el exilio y la miseria a causa de una dictadura”.

El Grupo Internacional de Contacto (GIC)

El Grupo de Contacto Internacional para Venezuela es un cuerpo diplomático que busca soluciones pacíficas para resolver el conflicto socio-político que sufre el país sudamericano. Es auspiciado por la Unión Europea y entre sus principales tareas se encuentra el evitar más pérdidas humanas y conciliar la paz en Venezuela.

“Señor presidente Carlos Alvarado, le pedimos que sea usted el guía que lleve este mensaje al Grupo de Contacto (…) señores, no se presten a maniobras dilatorias que oxigenen al régimen de Maduro”, fueron partes de las palabras de Freddy Ayala quien es miembro del Movimiento Nueva Venezuela. Mientras los manifestantes gritaban sus consignas y reclamaban ser escuchados la presencia de la Fuerza Pública se hizo notar, algunos cruzaron palabras con los agentes que expresaban su apoyo y respeto a su lucha pero también les orientaban un perímetro prudencial para evitar percances.

Entre los manifestantes habían nicaragüenses que apoyan a los vecino sudamericanos.

“Se necesitan acciones que resuelvan este problema”

“No hay ganadores en la actual situación, el tiempo no juega a favor de la población”, fueron las palabras de la Jefa de la Diplomacia Europea, Federica Mogherini, haciendo referencia a los acontecimientos desatados el pasado 30 de abril y 1ro de mayo en Venezuela. “Es importante seguir trabajando junto e incrementar nuestra diplomacia activa para seguir realizando acciones pacíficas democráticas para la solución de la situación en Venezuela”, agregó.

Los números hablan

Según un informe estadístico leído por el grupo que protestaba en las afueras ya se especula que hay “757 presos políticos, 273 detenidos en un mes, 48 muertes en lo que va del año entre ellos niños, asesinados a manos de las fuerzas represoras, los miembros de seguridad del estado y los colectivos 2.8 millones personas que requieren asistencia nutricional, 4 millones sin el servicio de agua potable y más de 5 millones de venezolanos exiliados porque el país no cuenta las condiciones para mantener una vida digna  estable”, declaró Ayala.

En Costa Rica se encuentran al menos 35 mil ciudadanos venezolanos que buscan un mejor estilo de vida y una oportunidad laboral para enviarles dinero a sus familias, según Ayala, desde el Movimiento Nueva Venezuela se realizan acciones que ayuden a los migrantes a legalizar su estatus migratorio mediante el acompañamiento a las instancias necesarias, así también se les apoya para que puedan obtener su permiso laboral.

El Grupo de Contacto Internacional para Venezuela busca concretar acciones que ayuden a solucionar el problema en Venezuela.

Mensaje para el Presidente Carlos Alvarado.

“Nosotros agradecemos al pueblo de Costa Rica por recibirnos y apoyarnos. Le pedimos al Presidente Carlos Alvarado que sea la voz y que lleve el mensaje de la verdad, el estandarte de nuestra lucha desde este país”. La manifestación concluyó a la misma vez que el cuerpo diplomático se retiraba de la Casa Amarilla. Mañana concluirá este encuentro del Grupo de Contacto Internacional quienes de una u otra manera no pudieron obviar a los manifestantes que exigen la Libertad de su país y el cese a la usurpación reconociendo a Juan Guaidó como su legítimo presidente.