El Barcelona, que en la primera vuelta venció por 0-3 en el José Zorrilla, lleva sumados 36 de los últimos 38 puntos posibles en Liga. El único tropiezo en esta racha fue el empate ante el Cádiz en el Camp Nou del 21 de febrero

El Barcelona recibe este lunes al Valladolid tras el parón de selecciones, al que llegó con una exhibición ante la Real Sociedad, flamante campeón de Copa del Rey, sin nuevos lesionados por culpa de los compromisos internacionales, con el propósito de poner contra las cuerdas al líder Atlético de Madrid y con la novedad de Sergi Roberto.

El lateral derecho volverá a formar parte de una convocatoria de Ronald Koeman tras recaer de su lesión en el recto anterior de la pierna derecha el 3 de febrero ante el Granada, cuando volvió a romperse tres días después de reaparecer ante el Athletic Club. Sergi Roberto se dañó por primera vez este músculo el 21 de noviembre ante el Atlético de Madrid.

 Su sustituto, el estadounidense Sergiño Dest, justo ha alcanzado su mejor nivel como jugador del Barcelona en este último tramo de curso. De hecho, en el 1-6 ante la Real Sociedad fue el autor de dos goles, sus dos primeros como azulgrana, en una demostración de su enorme potencial ofensivo.

Quien no llegará para enfrentarse al Valladolid es el central Gerard Piqué, que aún no está recuperado del esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha que se hizo el 3 de marzo en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey ante el Sevilla y es duda también para el trascendental encuentro ante el Real Madrid del 10 de abril.

Precisamente, dos piezas fundamentales para el conjunto azulgrana como Leo Messi y Frenkie de Jong están apercibidos de sanción y si viesen una cartulina amarilla ante el Valladolid se perderían el Clásico que se disputará en Valdebebas.

El Barcelona, que en la primera vuelta venció por 0-3 en el José Zorrilla, lleva sumados 36 de los últimos 38 puntos posibles en Liga. El único tropiezo en esta racha fue el empate ante el Cádiz en el Camp Nou del 21 de febrero.

Esto le permitirá disputar el campeonato al Atlético de Madrid en las últimas diez jornadas, una quimera antes de esta fabulosa racha, y soñar con el doblete teniendo en cuenta que está clasificado para la final de la Copa del Rey del 17 de abril ante el Athletic Club.

 El Valladolid se verá obligado a modificar el equipo ante las numerosas bajas acumuladas, que podrían superar la decena, y entre las que destacan titulares indiscutibles en las últimas jornadas, como Roberto, El Yamiq, Joaquín, Orellana o Weissman.

 El técnico, Sergio González, definió esta semana como «de mierda», debido a tantas ausencias, lo que le hará «tener que echar mano de dos o tres jugadores del filial» para poder completar la plantilla, ya que El Yamiq como Fede San Emeterio, tampoco podrán ser de la partida.

A falta de conocerse la convocatoria para este encuentro, son baja segura Orellana, que cumple ciclo de sanciones, Kiko Olivas, que podría entrar de nuevo en juego en dos semanas, Joaquín, Míchel Herrero, Luis Pérez, El Yamiq, San Emeterio, Jota y Raúl Carnero. En el caso de Roberto y Kike Pérez, ya han superado el Covid, pero podrían quedar fuera de la lista.

También es seria duda el delantero israelí Shon Weissman, quien regresó de su participación con la selección de su país con un fuerte golpe en el pie y no ha podido ejercitarse con el resto del grupo, mientras que El Yamiq y San Emeterio estarán fuera de juego durante, al menos, tres semanas.

Demasiados obstáculos para un Real Valladolid que, sin embargo, aspira a «dar la sorpresa» ante un potente Barcelona ya que, tal y como comentó Lucas Olaza en rueda de prensa «en el fútbol, todo es posible».

Como importante novedad para este compromiso liguero se halla el regreso de Pablo Hervías y Marcos André quienes, «si bien no están para salir como titulares, sí podrán disputar algunos minutos», según avanzó el técnico catalán.

Con un bloque defensivo diferente, en el que repetirían Olaza y Janko, mientras que en el centro estarían Bruno González y Javi Sánchez -si no se recupera El Yamiq-, el objetivo ha de ser «competir, no perder las buenas sensaciones y evitar las distracciones».