El Departamento de Estado dijo que las oficinas del consulado ruso deberán estar cerradas para el próximo sábado

 Estados Unidos ordenó este jueves a Rusia cerrar su consulado en San Francisco, así como dos anexos en Washington y Nueva York, en respuesta a la forzada reducción de personal diplomático estadounidense decidida por Moscú.

En un comunicado, el Departamento de Estado dijo que tomó la decisión en “espíritu de paridad”, añadiendo que las oficinas deberán estar cerradas para el próximo sábado.

Al llegar a la presidencia en enero, Donald Trump dijo que esperaba mejorar las relaciones con su par ruso, Vladimir Putin, sin embargo, luego de que el Congreso estadounidense aprobara nuevas sanciones contra Moscú por su supuesta injerencia en las elecciones presidenciales de 2016, Putin ordenó en julio en retaliación, un drástico recorte de personal diplomático estadounidense.

Junto al consulado de San Francisco, también se ordenó el cierre de un anexo de la cancillería en Washington, donde Moscú tiene un enorme complejo como embajada, y otro anexo consular en Nueva York. “Estados Unidos cumplió cabalmente con la decisión del gobierno de Rusia para reducir el tamaño de nuestra misión en Rusia”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en un comunicado.

“Creemos que esa acción fue injustificada e iba en detrimento de la relación en general entre nuestros países”, añadió, destacando que con los cierres ordenados “ambos países quedarán con tres consulados cada uno”.

Rusia estudiará la orden

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, comunicó este mismo jueves a su colega estadounidense, Rex Tillerson, que Moscú estudiará la orden del cierre de su consulado en San Francisco antes de anunciar su respuesta a esta medida.

El jefe de la diplomacia rusa lamentó en conversación telefónica con su homólogo de Estados Unidos, la nueva escalada de tensión en las relaciones entre los dos países, según un comunicado difundido por Exteriores. Según la cancillería rusa, Tillerson llamó a Lavrov para adelantarle la decisión de la Casa Blanca antes de que se hiciera pública.

Moscú ordenó la reducción de diplomáticos de EE.UU. en Rusia en respuesta a las nuevas sanciones económicas aprobadas recientemente por el Congreso contra Rusia por su supuesta injerencia en las elecciones estadounidenses de 2016.

La ley, adoptada a finales de julio por EE.UU., fortalece las sanciones contra Rusia y limita la capacidad del presidente estadounidense de levantarlas sin el visto bueno del Congreso. En represalia, Rusia ordenó al Gobierno estadounidense reducir, desde el 1 de septiembre, en 755 personas su número de diplomáticos y personal técnico que trabaja en su embajada en Moscú y en los consulados de San Petersburgo y otras ciudades, hasta el mismo número del personal diplomático que Rusia tiene en EE.UU.