El Kun Agüero falló un penalti en la derrota del Manchester City ante el Tottenham y el Liverpool  hizo la tarea en casa ante el Porto.

El Kun Agüero falló un penalti en la derrota del Manchester City ante el Tottenham y el Liverpool hizo la tarea en casa ante el Porto.

abril 10, 2019 Desactivado Por Antena Seis

Tottenham y Liverpool toman ventaja en los cuartos de final de la Champions

En la Champions, la diferencia entre ganar o perder no la marca la regularidad ni las rachas. La contundencia decide entre Agüero errando un penalti y Son batiendo a Ederson a diez minutos del final y dar ventaja a un Tottenham Hotspur que sacó oro de la visita del Manchester City al nuevo White Hart Lane.

La victoria de los Spurs, que no deja nada cerrado para la vuelta, pudo ser anulada por un penalti fallado por Sergio Agüero en la primera parte, y abortada cuando Harry Kane se tuvo que retirar pasado el minuto 50 por una lesión en el tobillo.

Pero un latigazo de Heung-min Son a poco más de diez minutos del final pone de cara la eliminatoria al Tottenham, que marchará a Mánchester a defender el 1-0 el próximo miércoles.

Arrancado el espectáculo, el City puso su cartel de favorito sobre la mesa y convirtió la posesión en un penalti que pasó desapercibido para todo el mundo menos para el VAR.

Raheem Sterling rompió por banda izquierda, llegó hasta la frontal y sacó un disparo repelido por Danny Rose. Con todos preparados para sacar el córner, Bjorn Kuipers paró el juego y consultó el VAR. La tecnología dejó pocas dudas, Rose tocó con la mano al caer y el colegiado holandés señaló penalti.

Delph, verdugo de Kane, reclamó que la pelota había salido. No fue así. Son volvió tras sus pasos y sacó un disparo raso que se coló por debajo de Ederson. Primer gol europeo en el nuevo White Hart Lane, primer gol de la eliminatoria y quizás primera decepción en la temporada para el City. El resto, se decidirá el miércoles que viene en el Etihad Stadium.

LIVERPOOL – PORTO

El Liverpool, con un par de picotazos del guineano Naby Keyta y del brasileño Firmino, superó al Oporto (2-0) y tomó ventaja en una eliminatoria de cuartos de final muy favorable para el conjunto inglés tras firmar un partido que dominó con comodidad casi de principio a fin.

El Oporto se presentó a la cita de Anfield como un cordero a punto de ser degollado por el último subcampeón de la Liga de Campeones. Claramente, el cuadro del técnico alemán Jürgen Klopp era a priori superior al conjunto luso, que quería alargar el sueño de Iker Casillas en la Liga de Campeones.

El exportero del Real Madrid, a punto de cumplir 38 años, es la persona que ha participado en más ediciones de la competición europea (20), el que más partidos ha disputado (175) y el guardameta que más encuentros ha mantenido la portería a cero.
El guión invitaba a profetizar un dominio aplastante del Liverpool y se cumplió casi por completo. Salvo alguna ocasión aislada del Oporto, en la primera parte los hombres de Klopp salieron a morder y plantearon un choque explosivo que pronto comenzó a minar la moral de su rival.
Y es que casi sin tiempo para sentarse, el público de Anfield celebró el primer tanto de su equipo. Con un poco de suerte, Keita abrió el marcador tras un disparo que golpeó en Oliver Torres. Su cuerpo desvió la trayectoria del balón sin que Casillas pudiera hacer nada por evitar el tanto del Liverpool.

El brasileño aprovechó una jugada de tiralíneas para aumentar la renta: primero, Jordan Henderson filtró el balón para Trent Alexander-Arnold, que después, al primer toque, dio el pase de la muerte a Firmino.

El 2-0 fue un resultado justo para un equipo que sólo recibió un acercamiento portugués claro, protagonizado por Moussa Marega, que pudo sorprender al guardameta brasileño Alisson con una volea desde el punto de penalti. Ese fue casi todo el bagaje de opciones lusas en el acto inicial, que precedió a un segundo casi calcado al primero.

.