Los morados sacaron un nuevo empate en su liga y viajan este martes al país, con dudas.

Los de Walter Centeno salieron vivos del estadio Juan Gobán ante el sotanero, que aparte tiene tres deudas de salarios, un aspecto por el que los mismos saprisistas se solidarizaron haciendo un llamado en los días previos a la Unión de Clubes de Fútbol de la Primera División (UNAFUT).

Pero ya en el juego los de Tibás la pasaron mal y no fue hasta que Johan Venegas(también verdugo del Águila en la ida de CONCACAF) marcó el empate a los 93, en un duelo con polémica por un altercado entre jugadores y hasta cuerpo técnico.

Al timonel saprisista, Paté Centeno, lo acusaron de haber insultado y llamado «negro» al delantero de Limón Jossimar Pemberton, aunque ni este ni el mismo Centeno o el entrenador limonense dieron mayor énfasis a lo sucedido en la conferencia de prensa posterior.

Con dos empates seguidos en la liga, el Saprissa viaja este martes al mediodía a El Salvador, para buscar redención en una competencia en la que los triunfos sí se le están dando, la Liga CONCACAF. Arribarán alrededor de las 2:30 de la tarde al país Cuscatleco.

Ante los emplumados, el Saprissa llegará con el mismo cuadro base con el que enfrentó la ida, y con la duda de cómo estará el argentino Mariano Torres, que sufrió un desgarro muscular en su pantorrilla izquierda en la jornada 4 del torneo local. Medios ticos afirmaban que podía tener minutos en el Cuscatlán.

Por lo demás, el cuadro de Paté Centeno podría jugar con la misma fórmula de la ida, con el joven Manfred Ugalde en punta, acompañado por la experiencia de Christian Bolaños y el mismo Venegas, que suma cinco partidos consecutivos marcando y es el hombre a cuidar por Águila.