El protagonista de esta sorpendente historia es Rapi Ananda Pamungkas. Todo empezó en compañía de sus padres, pues el pequeño prendía y fumaba las colillas de los cigarrillos y con el tiempo, se se fue volviendo adicto.

El niño tiene tan solo dos años de edad y se fuma aproximadamente 40 cigarrillos al día. Por este motivo, no permite que nadie se lo quite.

Sin embargo, los padres no le ven problema a este vicio. En un principio les pareció divertido ver a su hijo fumar, mientras tomaba café. Hoy en día no le prohíben hacerlo ya que si le quitan el cigarrillo, empieza a llorar y no deja descansar a la familia.

Por antenaseis

Programa radiofónico sobre política, cultura, sociedad, economía, juventud, deporte lunes a viernes 7am en 530am Libertad y sábados a las 9am en 107.9 fm