La presión del Atalanta y su circulación de balón le obligó al Inter a acabar pidiendo la hora antes de poder celebrar su séptima victoria consecutiva.

El Atalanta, rival del Real Madrid en los octavos de final de la Liga de Campeones, llevó al límite al líder Inter de Milán este lunes en la vigésima sexta jornada de la Serie A, pero pagó el único disparo a portería concedido con el gol del definitivo 1-0 a favor del cuadro interista.

Hacía más de un mes que el Inter no sufría tanto para sumar tres puntos en la Serie A, pero la presión del Atalanta y su circulación de balón le obligó a acabar pidiendo la hora antes de poder celebrar su séptima victoria consecutiva y recuperar los seis puntos de ventaja sobre el Milan, segundo.