Para el zaguero, el juego defensivo de los rivales en el Morera se debe a un respeto ganado por el ataque efectivo rojinegro en las últimas temporadas.

«Ya esta Liga tiene un respeto. Y hace muchos años, bueno, temporadas pasadas, equipos venían aquí más bien decían que tenían que venir a presionar a la Liga y sacaban los resultados. Ahora más bien vienen los equipos y el echarse atrás es una muestra de respeto. Entonces nosotros sabemos la calidad que estamos mostrando, lo efectivos que podemos ser y lo determinantes también, por eso los equipos vienen y no nos tratan de dejar espacio», comentó Díaz.

Sobre el arbitraje y las expulsiones de sus compañeros Marco Ureña y Ariel Lassiter anoche: «yo siento que la expulsión de Marco hay falta, hay falta, para mí yo estoy totalmente de acuerdo que hay falta, pero para mí fue un error de apreciación porque el árbitro siempre va viendo la pelota y no vio el momento en el que le hicieron la falta al jugador, entonces son cosas que hay que estar un poquito más concentrado. No es fácil. Yo sé, para los árbitros siempre es complicado un partido de fútbol, para nadie es fácil. Pero bueno, son detallitos que hay que estar un poquito más atentos para que al final di, también la reacción de Marco no tiene que ser, no va una cosa con la otra. Al final nosotros nos vemos perjudicados, pero bueno hay que aprender y que no vuelva a pasar», señaló.

El capitán señaló que el problema radica en la forma de reclamar de los futbolistas, y aclarar qué aplican los centrales del reglamento para comprender mejor la labor arbitral y evitar errores en el futuro. El próximo encuentro manudo será el domingo 01 de marzo a las 3 de la tarde en Limón.