La inteligencia artificial: gran obst√°culo para Microsoft

Hace cuatro a√Īos Microsoft¬†prometi√≥¬†que a finales de esta d√©cada lograr√≠a ser negativo en carbono y eliminar m√°s di√≥xido de carbono del que produce en toda su infraestructura. El plan, uno de los m√°s ambiciosos de las Big Tech para luchar contra el cambio clim√°tico, se ha encontrado con un problema muy gordo: la inteligencia artificial.

Microsoft contamina más que antes, no menos. Un nuevo informe de sostenibilidad de la empresa revela cómo aunque algunas emisiones se vieron reducidas, sus emisiones indirectas (las más cuantiosas, lo que llaman Scope 3) se incrementaron un 30,9% % respecto a en 2020.

La IA como sospechosa. Ese aumento se debe a la construcci√≥n de m√°s centros de datos ‚ÄĒde ellos,¬†unos cuantos en Europa‚ÄĒ y el CO2 emitido al crear los materiales de construcci√≥n, pero tambi√©n componentes hardware como semiconductores, servidores o racks. Y esos centros de datos est√°n centrados en un apartado muy espec√≠fico: las cargas de trabajo de IA, pero en Microsoft afirman que esta nueva tecnolog√≠a no es la verdadera culpable.

Renovables para los chatbots. La razón, argumentan, es que en realidad la energía que utilizan para esas tareas proviene al 100% de fuentes de energía renovables. Las emisiones indirectas de las que hablamos están asociadas a procesos en los que no aplican renovables, pero con la IA sí lo hacen.

No pod√≠an preverlo. Brad Smith comentaba¬†en Bloomberg¬†c√≥mo plantearon sus objetivos de ser negativos en carbono en 2020, ¬ęantes de la explosi√≥n de la inteligencia artificial¬Ľ. Eso hace ag√ļn m√°s complicado lograr esos objetivos, porque las necesidades en el √°mbito energ√©tico crecer√°n de forma espectacular.

Dudas. Pero como apuntan en ese reportaje en Bloomberg, esas afirmaciones pueden estar basadas en el hecho de que las empresas acuerdan por ejemplo contratos de compraventa de energ√≠a con proveedores de renovables o tambi√©n cr√©ditos de renovables. Esto √ļltimo, no obstante no parece impulsar la demanda de m√°s energ√≠as renovables seg√ļn¬†un estudio reciente.

El problema afecta a otras muchas. La situación por la que está pasando Microsoft es análoga a la que sufren las grandes protagonistas de este campo: Google, Amazon o Meta, que han invertido ingentes cantidades de dinero y recursos para lograr ser referentes en el mercado de la IA, también están viendo cómo los consumos energéticos se disparan.

Microsoft y Google ya consumen m√°s que Eslovenia. Como explican en Bloomberg, los consumos globales de estas compa√Ī√≠as ya superan a los de algunos pa√≠ses europeos. Microsoft superaba en 2022 los 20 TWh y Google estaba a punto de alcanzar esa cifra. Ambas empresas siguen creciendo en consumo, pero por ejemplo en Eslovenia el consumo el√©ctrico no ha subido sino que ha bajado, y ahora est√° por debajo de los 15 TWh, lo que supone que ambas empresas consumen m√°s a nivel global que este pa√≠s.

Más IA, más problemas. La situación actual no invita a pensar que las necesidades de cómputo vayan a relajarse. Más bien lo contrario, porque se espera que las necesidades energéticas se tripliquen en 2030.

Posibles soluciones. Para combatir ese problema y las emisiones que se derivan de él, hay varias opciones. Una es efectivamente apostar por las renovables. Otra, utilizar componentes cada vez más eficientes, que es precisamente lo que están logrando las Big Tech con nuevos chips cada vez más potentes y eficientes. Y aun así, el reto que Microsoft se planteó en 2020 de ser negativo en carbono esta década está cada vez más difícil de lograrse.