EFE.

Luis Guillermo Solís mostró también su preocupación «por el proceso de rearmamentismo» de Nicaragua

El presidente Luis Guillermo Solís, indicó este lunes que Nicaragua carece de un “régimen democrático asentado”, lo que tensa la ya “difícil” relación que por años han mantenido ambos países.

Durante un encuentro en Madrid, España, Solís aseguró que “ha sido una relación difícil y no lo niego, nosotros tenemos un régimen pluralista, tenemos un régimen democrático muy asentado, que no creo que Nicaragua tenga”.

“Entendemos que somos países cuya relación está muy tensada por esta percepción distinta de nuestros modelos políticos”, detalló el mandatario, en su primera visita oficial a España desde que asumió el poder en mayo de 2014.

El mandatario costarricense también mostró su preocupación “por el proceso de rearmamentismo” que vive Nicaragua, el cual ha llevado a cabo ejercicios combinados con la flota rusa en sus aguas.

Con otros países de la región

“Estamos muy preocupados”, afirmó Solís, aunque reconoció que no tienen un “casus belli” con el gobierno nicaragüense, sino que cree que esta circunstancia tiene que ver con otros países de la región.

Solís reconoció que tiene “una relación complicada” con Nicaragua, en la que, en su opinión, influye tanto los contenciosos fronterizos que mantienen -que les ha llevado hasta la Corte Internacional de Justicia- como la situación política de ambos países.

Elecciones

El presidente Solís criticó las condiciones de las elecciones de noviembre en Nicaragua, donde el presidente Daniel Ortega obtuvo su tercer mandato consecutivo desde 2007, en unos comicios sin la participación de la oposición más fuerte al gobierno, excluida por un fallo judicial, y sin observadores independientes.

En Costa Rica viven entre 400,000 y 600,000 Nicaragüenses, la mayoría en situación irregular.