En vísperas de cumplir 9 meses de lucha y represión en Nicaragua, los ciudadanos “Auto convocados Azul y Blanco” se concentraron este martes desde las 6 de la noche en la Plaza de la democracia en San José para alzar sus voces contra el régimen dictatorial del presidente Daniel Ortega y su esposa, la Vicepresidenta Rosario Murillo.

Con los rasgos distintivos del nicaragüense la reunión se tiñó con banderas azules y blancas, pancartas alusivas a la lucha y fotografías de algunos jóvenes fallecidos durante las protestas que iniciaron en abril en las inmediaciones de la Universidad Centroamericana (UCA).

Con marimbas y guitarras los exiliados amenizaron el encuentro que dicta no dar «Ni un paso atrás».

Al son de las marimbas y guitarras cantaban los temas que identifican a los vecinos del norte como: Nicaragua, Nicaragüita; Nicaragua Mía, El solar de Monimbó, La Mora Limpia, entre otros.

Rostros conocidos de la lucha.

“No me agradezcan nada, la lucha ha sido suya y tengo la esperanza en que ustedes los chavalos, los estudiantes sean quienes logren sacar al dictador”, afirmaba Francisca Ramírez mejor conocida como “doña chica”, Líder del Movimiento Campesino Anti canal.

Su participación en la lucha campesina y en las protestas cívicas la ha colocado en las páginas de la historia moderna de su país como referente claro para el feminismo y el empoderamiento de la mujer.

En orden; Nahomy Urbina y Francisca Ramírez, dos rostros emblemáticos de las luchas y referentes feministas en Nicaragua.

También asistió Nahomy Urbina, una joven de 21 Originaria de Diriamba, Carazo. Se unió a las protestas que se realizaban en ese municipio, por su valentía y coraje es conocida como “Comandante Masha”. Ella padece de cáncer linfático pero asegura no detenerse en la lucha por exigir justicia por los muertos y justicia por los presos políticos.

Las banderas azules y blancas se hicieron notar entre los presentes. En su mayoría eran estudiantes expulsados de las universidades, ex presos políticos y personalidades que huyen de la muerte en su país.

-Un mundo muy pequeño.

Se notó un momento  en el cual jóvenes intercambiaban fraternos, las lágrimas se hicieron notar en algunos de ellos. La mayoría de los asistentes eran jóvenes exiliados, estudiantes universitarios expulsados o ex presos políticos que huyeron del país con la ayuda de organismos de defensa de los derechos humanos.

“Tanto tiempo sin verte mi hermano, pensé que te habían agarrado”, exclamaba uno de ellos entre sollozos a un joven que tampoco pudo contener las lágrimas. Se habían conocido en la barricada de la  Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN, Managua), no se veían desde el  violento desalojo el pasado 14 de julio.

-¡Ni un paso atrás!

Durante la actividad se recordó a los 20 jóvenes que murieron en Carazo en un “Operativo limpieza” que realizó la policía en ese departamento, específicamente en los municipios de Diriamba y Jinotepe.

Los presentes recordaron a los más de 20 jóvenes asesinados en Jinotepe y Diriamba, Carazo.

“No nos vamos a rendir hasta que esta dictadura caiga vamos a seguir luchando, no daremos ni un paso atrás”, recalcó uno de los presentes quien luego cedió el micrófono para despedir el acto con el tema “Nicaragua mía”, no sin antes asegurar que se realizarían más plantones en ese mismo lugar.

Actualmente se estima que en Costa Rica hay unos 50.000 nicaragüenses que se han refugiado en el país desde que iniciaron las protestas, al menos 26. 000 de ellos han solicitado el beneficio de refugio.