Personas que abandona los antidepresivos experimenta síntomas de abstinencia

Uno de los riesgos de tomar ciertas medicaciones reside en dejar de hacerlo. Cuando se trata de fármacos potentes que provocan enganche a los pacientes. Esa dependencia debe ser vigilada en todo momento. En esta categoría entran los medicamentos del botiquín que se emplea en Psiquiatría.

Para alguien que¬†deja de tomar antidepresivos, el riesgo de experimentar uno o m√°s s√≠ntomas de interrupci√≥n, tambi√©n llamados¬†s√≠ntomas de abstinencia, como mareos, dolor de cabeza, n√°useas, insomnio e irritabilidad, debidos directamente a la suspensi√≥n del medicamento, es del 15%. Este porcentaje equivale a una de cada seis personas, seg√ļn una revisi√≥n sistem√°tica y un metan√°lisis publicado en¬†The Lancet Psychiatry.

Dado la cantidad de pacientes que requieren este tipo de tratamiento farmacol√≥gico resulta clave conocer qu√© pasa cuando han de dejarlo. ¬ęEste trabajo¬†confirma lo que ya conoc√≠amos, es decir, que este es¬†un fen√≥meno real¬†y que ocurre con cierta frecuencia con algunos f√°rmacos, pero no todos¬Ľ. Eduard Vieta, jefe de Servicio de Psiquiatr√≠a y Psicolog√≠a del Hospital Cl√≠nic, investigador de CIBERSAM y profesor de la Universidad de Barcelona, expone a SMC que estamos ante ¬ęun metaan√°lisis de alta calidad que examina un fen√≥meno cl√≠nicamente relevante como es la¬†aparici√≥n de s√≠ntomas de rebote y molestias¬†en el momento de interrumpir un tratamiento con antidepresivos, algo que ocurre con cierta frecuencia¬Ľ.

El análisis que ha realizado el equipo de Jonathan Henssler y Christopher Baethge también encontró que los síntomas de interrupción que los pacientes describen como graves y que pueden haber llevado a los pacientes a abandonar un estudio o reiniciar el tratamiento con antidepresivos ocurrieron en aproximadamente el 3% (uno de cada 35) de los pacientes que suspendieron los antidepresivos.

Por su parte, Alberto Ortiz Lobo, doctor en Medicina y psiquiatra del Hospital de D√≠a Carlos III – Hospital Universitario La Paz (Madrid), como recoge SMC, se detiene en que ¬ęel¬†extraordinario incremento en la prescripci√≥n de antidepresivos¬†nos tiene que poner en alerta sobre c√≥mo estamos transformando el malestar humano y cotidiano en una condici√≥n m√©dica que tratamos con psicof√°rmacos¬Ľ. Y subraya la existencia de¬†efectos adversos¬†¬ędurante su¬†consumo, pero tambi√©n en la¬†retirada, un problema al que apenas se ha dado visibilidad hasta hace unos a√Īos¬Ľ.

¬ęExiste¬†evidencia s√≥lida de que los antidepresivos pueden ser efectivos¬†para muchas personas que padecen un trastorno depresivo, ya sea solos o junto con otros tratamientos como la psicoterapia. Sin embargo,¬†no funcionan para todos¬†y algunos pacientes pueden experimentar efectos secundarios desagradables¬Ľ, expone Henssler. En pacientes que se han recuperado con la ayuda de antidepresivos, ¬ęla decisi√≥n de m√©dicos y pacientes puede ser dejar de tomarlos a tiempo. Por lo tanto,¬†es importante que tanto los m√©dicos como los pacientes tengan una imagen precisa¬†y basada en evidencia de lo que podr√≠a suceder cuando los pacientes dejan de tomar antidepresivos¬Ľ, a√Īade el autor del trabajo.

¬ŅC√ďMO SE HA REALIZADO EL AN√ĀLISIS?

Se trata de un abordaje exhaustivo sobre la incidencia de los s√≠ntomas de interrupci√≥n de tratamientos con antidepresivos que incluye¬†datos de m√°s de 20.000 pacientes¬†recopilados de¬†79 ensayos controlados aleatorios¬†y¬†estudios observacionales. Unos 16.532 hab√≠an suspendido la toma de antidepresivos, 4.470 recibieron placebo, la edad media era de 45 a√Īos y un 72% eran mujeres.

El estudio busc√≥ distinguir entre los s√≠ntomas causados directamente por la interrupci√≥n de la medicaci√≥n y otros s√≠ntomas ‘no espec√≠ficos’ que pueden estar asociados con las expectativas de los pacientes o los profesionales (el efecto nocebo).

Estudios anteriores han estimado que más de la mitad de los pacientes experimentan síntomas de interrupción cuando suspenden los antidepresivos, y que la mitad de los síntomas son graves. Sin embargo, muchas de estas estimaciones se basan en estudios observacionales que no pueden determinar de manera confiable la causa y el efecto. Por otro lado, los ensayos controlados aleatorios bien realizados (en los que a la mitad de la población del ensayo se le ofrece un placebo o una pastilla simulada y a la otra mitad se le ofrece el medicamento) pueden distinguir de manera más confiable entre los síntomas causados directamente por el medicamento y los síntomas no causados directamente por el medicamento.

El objetivo de este estudio fue revisar toda la evidencia disponible para establecer la probable incidencia de síntomas de interrupción causados directamente por suspender el uso de antidepresivos, la probable incidencia de síntomas graves y las diferencias entre los diferentes tipos de antidepresivos.

¬ŅCU√ĀLES SON LOS F√ĀRMACOS OBSERVADOS Y QU√Č S√ćNTOMAS APARECEN?

En general, el análisis encontró que un tercio (31%) de las personas que dejaron de tomar un antidepresivo experimentaron al menos un síntoma, como mareos, dolor de cabeza, náuseas, insomnio e irritabilidad. Se produjeron síntomas graves en aproximadamente el 3% (uno de cada 35). Dejar de tomar imipramina (Tofranil), paroxetina (Seroxat) y (des)venlafaxina (Pristiq) se asoció con un mayor riesgo de síntomas graves en comparación con otros antidepresivos.

Sin embargo, ¬ęsigue sin responder a una de las principales preocupaciones en este sentido, que es el de tener argumentos de peso y valor cl√≠nico para discriminar si la sintomatolog√≠a ansiosa-depresiva que sobreviene frecuentemente al discontinuar los antidepresivos se pueda deber al s√≠ndrome discontinuaci√≥n o la reaparici√≥n de los s√≠ntomas del trastorno de base¬Ľ. As√≠ de rotundo se muestra Diego Hidalgo, psiquiatra e investigador en la Unidad de Trastornos Bipolares y Depresivos del Hospital Cl√≠nic de Barcelona, como recoge SMC.

En esta l√≠nea, Ortiz recalca que ¬ęes llamativo que durante todo el art√≠culo se aluda a este fen√≥meno como¬†s√≠ntomas de discontinuaci√≥n¬†(eufemismo empleado habitualmente por las compa√Ī√≠as farmac√©uticas que los comercializan) y no como¬†s√≠ndrome de abstinencia, que es el t√©rmino habitual para¬†designar la respuesta f√≠sica y ps√≠quica tras la reducci√≥n o suspensi√≥n de sustancias¬†que act√ļan en el sistema nervioso central, como es el caso de los antidepresivos¬Ľ.