Policía Londinense sacó a la fuerza al fundador de WikiLeaks en embajada Ecuatoriana

Policía Londinense sacó a la fuerza al fundador de WikiLeaks en embajada Ecuatoriana

abril 12, 2019 Desactivado Por Antena Seis

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, le retiro el asilo al fundador de WikiLeaks. Mientras, el expresidente Correa calificó a Moreno de “traidor”. En EUA, Assange enfrentaría cinco años de cárcel por “conspiración”.

El arresto ocurrió después de que Ecuador le retiró el asilo diplomático que le otorgó durante casi siete años. El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, dijo en un tuit que su gobierno tomó la “decisión soberana” de retirar el asilo diplomático a Assange por “violar reiteradamente convenciones internacionales y el protocolo de convivencia”

En Washington, el Departamento de Justicia acusó a Assange de asociación ilícita con Chelsea Manning –un exanalista de Inteligencia– para penetrar en una computadora del Gobierno en el Pentágono. El cargo se anunció una vez que Assange fue puesto bajo custodia. Si es extraditado a Estados Unidos, se enfrentaría a cinco años en la cárcel. El gobierno de Moreno respondió que no conocía los cargos de Assange en EUA.

Manning, quien pasó varios años en prisión en Estados Unidos por filtrar información clasificada antes de que el entonces presidente Barack Obama le conmutara la sentencia, está nuevamente bajo custodia en Alexandria, Virginia, por negarse a declarar ante un jurado investigador que lleva el caso de WikiLeaks.

El activista australiano de 47 años peleará cualquier cargo que Estados Unidos le presente, dijo el abogado de Assange.

Assange se refugió en la delegación diplomática en agosto de 2012 después de quedar en libertad bajo fianza en Gran Bretaña mientras enfrentaba una orden de extradición en Suecia por supuestas acusaciones de agresión sexual que desde entonces ya fueron retiradas.

Durante esos años, Assange utilizó la embajada como escenario para mantener su nombre en público, haciendo apariciones frecuentes desde un pequeño balcón, posando para fotos y leyendo comunicados. Incluso su gato se volvió famoso.

Sin embargo, su presencia era una vergüenza para las autoridades británicas, que por años mantuvieron vigilancia policial afuera de la embajada a costa de los contribuyentes. Dicha vigilancia se quitó hace años, pero la sede consular siguió siendo el punto central de sus actividades.

Ayer se presentó ante una corte en Westminster, donde el juez de distrito Michael Snow no perdió tiempo en encontrarlo culpable de violar las condiciones de su fianza, rechazando rotundamente su afirmación de que no había tenido una audiencia justa y una excusa razonable para no comparecer.

“El comportamiento de Assange es el de un narcisista que no puede ir más allá de sus propios intereses egoístas”, dijo Snow. “No ha establecido una excusa razonable”, dijo.

Assange saludó a la abarrotada galería pública mientras lo llevaban a las celdas. Su próxima aparición se fijó para el 2 de mayo.

Por la libertad de prensa

Jennifer Robinson, abogada de Assange, dijo a los reporteros que su cliente luchará contra su extradición a Estados Unidos.

Agregó que el arresto sienta un precedente peligroso para los derechos de los periodistas.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) dijo que la detención de Assange era una afrenta contra la libertad de prensa.

En el Parlamento, la primera ministra británica, Theresa May, dijo que el arresto muestra que “nadie está por encima de la ley”.

La Policía británica dijo ayer que Assange fue arrestado por violar su fianza en Gran Bretaña y en relación con la solicitud de Estados Unidos.

El presidente estadounidense Donald Trump dijo en respuesta al arresto que “no sabe nada sobre WikiLeaks”, a pesar de que lo elogió durante la campaña electoral de 2016.

“Hoy anuncio que la conducta irrespetuosa y agresiva del señor Julian Assange, las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización aliada en contra del Ecuador, y sobre todo la transgresión de los convenios internacionales han llevado la situación a un punto en que el asilo del señor Assange es insostenible e inviable”, afirmó Moreno en un comunicado en video, publicado en Twitter.

El abogado ecuatoriano de Assange, Carlos Poveda, afirmó en Quito: “Fue una decisión arbitraria discrecional, una afectación al debido proceso. El Estado ecuatoriano es soberano, sí, pero la soberanía no le limita a que se respete los derechos humanos de una persona que estaba en condición de asilado”.

Rafael Correa, expresidente ecuatoriano que le concedió el asilo, tuiteó: “Decisión soberana, bonita etiqueta para la traición, la entrada de policía extranjera en nuestra embajada, y la entrega de un ciudadano ecuatoriano. ¡Pocas veces se ha visto tanta cobardía y miseria humana! La historia será implacable con los culpables de algo tan atroz”.

Por su parte, Moreno calificó a Assange de “malcriado” y afirmó que fue irrespetuoso.