Jairzinho Pieter era uno de los arqueros de la selección curazoleña, pero falleció en plena concentración, según reportes de prensa.

Pieter murió de un ataque al corazón, según las primeras versiones del hecho, que fue confirmado por un integrante de la delegación curazoleña.

Al portero lo encontraron sus compañeros de selección en su cuarto de hotel en Puerto Príncipe, ya sin vida.

Pieter, quien jugaba en la liga local y tenía 31 años, era el arquero suplente del experimentado Eloy Room en la selección caribeña.