La nueva actualización de WhatsApp resulta bastante curiosa para todos los usuarios que utilicen sus dispositivos móviles para hacer fotografías, así como para los que utilizan la popular aplicación de mensajería para compartir imágenes con otros usuarios, aunque no de forma exclusiva afectará a este último grupo.

La compañía pretende utilizar tecnología de inteligencia artificial para identificar cuales son aquellas fotos que los usuarios querrán enviar una vez realizadas, para así procesarlas previamente y poder enviarlas en menos tiempo. Esto supone que la imagen en cuestión sea subida al servidor de WhatsApp nada más sea tomada con la cámara, aunque no por ello será enviada al usuario receptor.

El funcionamiento es el siguiente, la aplicación analizará la imagen realizada o alguna reciente de la galería, para decidir si el usuario querrá o no subirla en los próximos instantes, en caso afirmativo, la subirá al servidor para que, una vez el usuario emisor confirme el envío, la imagen sea enviada a través del chat en cuestión de forma más rápida de lo que estábamos acostumbrados.

En caso de no querer subir dicha imagen, en teoría WhatsApp debería eliminarla de sus servidores y aprender para futuras imágenes, y por supuesto se ha asegurado que la imagen no llegará a ningún contacto sin que el emisor decida enviarla.

Por antenaseis

Programa radiofónico sobre política, cultura, sociedad, economía, juventud, deporte lunes a viernes 7am en 530am Libertad y sábados a las 9am en 107.9 fm