El Parlamento Europeo rechaza la ley que proponía acabar con el cifrado de extremo a extremo

El Parlamento Europeo ha votado en contra del Reglamento sobre el abuso sexual infantil (CSAR, por sus siglas en ingl√©s). Tambi√©n supone haber votado en contra del ‘Chat Control’, nombre que se le hab√≠a puesto a esta¬†propuesta de ley¬†porque de facto implicaba la eliminaci√≥n del cifrado de extremo a extremo en la mensajer√≠a privada. Afortunadamente, hoy se ha parado una idea cuyas implicaciones para la privacidad de todos los usuarios eran desastrosas.

Se acab√≥ el ‘Chat Control’.¬†La Comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, ha perdido la batalla. Ella ha sido la principal impulsora de esta ley contra el abuso sexual infantil, que planeaba la posibilidad de escanear la mensajer√≠a cifrada para perseguir estos delitos.

Desde la Comisión Europea implementaron el borrador de esta propuesta, pero desde el Parlamento Europeo han votado en contra de todo lo relacionado con el escaneo de mensajes.

Era una propuesta descabellada.¬†Se ha impuesto la l√≥gica, pues la propuesta inicial contemplaba el acceso a conversaciones privadas, algo meridianamente inconstitucional en Espa√Īa, pues el art√≠culo 18 de la Constituci√≥n Espa√Īola expone que ¬ęse garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegr√°ficas y telef√≥nicas, salvo resoluci√≥n judicial¬Ľ.

La medida había generado un gran rechazo entre organizaciones de la sociedad civil por sus enormes implicaciones en privacidad.

Wojciech Wiewi√≥rowski, Supervisor Europeo de Protecci√≥n de Datos,¬†ya advirti√≥ sobre sus peligros: ¬ęlas medidas que permiten a las autoridades p√ļblicas tener acceso al contenido de las comunicaciones, de forma generalizada, afectan la esencia del derecho a la vida privada. Incluso si la tecnolog√≠a utilizada se limita al uso de indicadores, el impacto negativo de monitorizar las comunicaciones de texto y audio de las personas de manera generalizada es tan severo que no puede justificarse bajo la Carta de Derechos Fundamentales de la UE. Las medidas propuestas relacionadas con la detecci√≥n de la solicitaci√≥n de ni√Īos en los servicios de comunicaci√≥n interpersonal son extremadamente preocupantes¬Ľ.

La excusa: nuestras conversaciones las revisaba una IA.¬†La propuesta inicial es que en esa b√ļsqueda del material de pornograf√≠a infantil, iba a ser un algoritmo el que revisara las conversaciones. Argumentaban que no estaba en riesgo la privacidad porque no eran humanos quienes ¬†buscaban en las conversaciones privadas, sino una IA.

Si bien, el mero hecho de poder implementar este algoritmo ya supone un agujero de seguridad en el cifrado de extremo a extremo. Simona Levi, activista y fundadora de Xnet,¬†lo describe¬†de manera muy clara: ¬ęes como si pusi√©semos Pegasus en todos los dispositivos, un sistema de vigilancia masiva y automatizada¬Ľ.

No se acabar√° con el cifrado de extremo a extremo, pero la ley quiere seguir adelante.¬†¬ęHemos hecho todo lo posible para elaborar un informe sobre un marco jur√≠dico eficaz, jur√≠dicamente s√≥lido y viable. Existe un equilibrio positivo entre la protecci√≥n de la infancia en el √°mbito digital y el respeto de los derechos fundamentales¬Ľ,¬†explica Javier Zarzalejos, eurodiputado popular y ponente ante Comit√© de Libertades Civiles.

La posición del Parlamento, que ha sido unánime respecto al cifrado, se resume en que no se pueden colocar puertas traseras en las aplicaciones de mensajería, pero sí hay que hacer algo para combatir el abuso sexual en Internet.

La pelota está ahora de nuevo en el tejado de la Comisión Europea, que deberá proponer una nueva ley en base a lo aprobado por el Parlamento Europeo.

Rev√©s tambi√©n para Espa√Īa.¬†Nuestro pa√≠s cuenta con la presidencia del Consejo Europeo y ha manifestado el inter√©s de llegar a un acuerdo para esta ley antes de finales de a√Īo. Sin embargo, las negociaciones y las medidas que finalmente se aplicar√°n no est√°n ni mucho menos claras.

Seg√ļn expuso un¬†documento filtrado por Wired, Fernando Grande-Marlaska fue uno de los ministros de Interior que m√°s apoy√≥ el hecho de acabar con el cifrado de extremo a extremo: es ¬ęimperativo que tengamos acceso a los datos¬Ľ y ¬ęes igualmente imperativo que tengamos la capacidad de analizarlos, sin importar cu√°n grande sea el volumen¬Ľ. Afortunadamente, estas ideas han sido rechazadas de pleno en el Parlamento Europeo.