Madrid da ultimatum a líderes independentistas

¬†El gobierno espa√Īol le record√≥ ayer al presidente catal√°n, Carles Puigdemont, que le quedan tres d√≠as para evitar una posible suspensi√≥n de la autonom√≠a de su regi√≥n, y le reproch√≥ no haber contestado a su pregunta de si ha declarado o no la independencia.

La peor crisis pol√≠tica en 40 a√Īos de democracia en Espa√Īa contin√ļa as√≠ profundiz√°ndose, dado el di√°logo de sordos entre el gobierno de Mariano Rajoy y el ejecutivo separatista de Puigdemont.

La batalla se libra al mismo tiempo en los tribunales. Ayer, el jefe de la policía catalana, Josep Lluís Trapero quedó en libertad provisional tras declarar por segunda vez ante la Audiencia Nacional, acusado de sedición, pero le retiraron el pasaporte y tendrá que presentarse en el juzgado cada quince días.

Se le acusa de ‚Äúsedici√≥n‚ÄĚ, por no haber hecho supuestamente lo necesario a fin de impedir el referendo de autodeterminaci√≥n ilegal del 1 de octubre, en el que se escudan los independentistas en su lucha por separarse de Espa√Īa.

Rajoy pide claridad

En una sesi√≥n parlamentaria confusa, el pasado martes, Puigdemont hizo un amago de declarar la independencia al afirmar que asum√≠a el mandato surgido del referendo inconstitucional del 1 de octubre ‚ÄĒcon 43% de participaci√≥n y 90% de s√≠es‚ÄĒ, pero dijo que su proclamaci√≥n quedaba en suspenso para permitir un di√°logo con Madrid.

Rajoy le respondió con un requerimiento para que aclarase formalmente si había declarado la independencia, y le había dado plazo hasta ayer.

Este es el primer paso para aplicar el Artículo 155 de la Constitución, que permite al gobierno central suspender la autonomía de una región si desobece la ley.

En su carta, sin embargo, Puigdemont eludió contestar y ofreció dos meses para dialogar.

‚ÄúEl se√Īor Puigdemont tiene una oportunidad de rectificar, de ser claro, de volver a la legalidad y de formular sus planteamientos donde radica la mediaci√≥n en nuestro pa√≠s, en el Congreso de los Diputados‚ÄĚ, dijo la vicepresidenta del gobierno espa√Īol, Soraya Sa√©nz de Santamar√≠a.

Aparte de ella, Rajoy escribió este lunes al presidente catalán, que tiene ahora hasta el jueves a las 10H00 (08H00 GM) para dar marcha atrás.

‚ÄúEspero que en las horas que le quedan hasta el segundo plazo (…), responda con toda la claridad que todos los ciudadanos exigen y el derecho requiere‚ÄĚ, escribi√≥ el jefe del gobierno espa√Īol.

Puigdemont por su parte escribi√≥ que la ‚Äúprioridad‚ÄĚ de su gobierno es ‚Äúbuscar con toda la intensidad la v√≠a del di√°logo‚ÄĚ, por lo que ‚Äúdurante los dos pr√≥ximos meses, nuestro principal objetivo es emplazarle a dialogar‚ÄĚ.

A prisión

Dos influyentes l√≠deres independentistas fueron enviados a prisi√≥n provisional por el delito de sedici√≥n, lo que amenaza con tensar la crisis entre los separatistas de Catalu√Īa y el gobierno central, tras un nuevo d√≠a de di√°logo de sordos.

Luego de un cruce de cartas entre el presidente catal√°n, Carles Puigdemont y el jefe de gobierno espa√Īol, Mariano Rajoy, que evidenci√≥ el bloqueo de la peor crisis pol√≠tica en 40 a√Īos de democracia en Espa√Īa, la jornada culmin√≥ con noticias de los tribunales, donde tambi√©n se libra la batalla.

Una jueza de la Audiencia Nacional, tribunal especializado en los casos más complejos, decretó prisión preventiva para los líderes de dos destacadas asociaciones independentistas catalanas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, por el delito de sedición ligado a hechos ocurridos el 20 de septiembre en Barcelona.

El auto los se√Īala como los ‚Äúprincipales promotores y directores‚ÄĚ de una multitudinaria concentraci√≥n ese d√≠a ante un edificio del gobierno catal√°n en el que la polic√≠a espa√Īola efectuaba registros para impedir el referendo de autodeterminaci√≥n en Catalu√Īa del 1 de octubre.

Los manifestantes da√Īaron veh√≠culos policiales y dificultaron por horas la salida de los agentes.