Estos infaltables de las despensas de E.E. U.U. cambian de nombre y logo ante críticas de racismo.

El pancake con mantequilla y un brillante jarabe dulce, mientras más abundante mejor, regado sobre él es un clásico estadounidense para el desayuno. Y de hecho, es casi un plato del mundo, porque es uno de los más comunes en hoteles de todos los rincones, al menos como una de las ofertas de bufet o de brunch.

Y la más famosa de las marcas que ofrecen tanto la mezcla lista para pancakes y el  jarabe de arce para bañarlos, hasta este febrero, era Aunt Jemima.