Terapia paralizada durante un siglo se convierte en alternativa para la obesidad o la diabetes

Los fagos, virus que infectan a bacterias, pueden ser √ļtiles para reparar los desequilibrios en la microbiota detr√°s de la depresi√≥n o el colon irritable

Se duda si los virus¬†son seres vivos, pero hay certeza sobre su protagonismo en la vida terrestre. Estos entes diminutos, que hacen parecer descomunal a una bacteria microsc√≥pica, parecen muy simples: un pedazo de material gen√©tico encapsulado en prote√≠na que secuestra las c√©lulas de otros seres vivos para ponerlas al servicio de su reproducci√≥n. Se calcula que los virus del mar aniquilan¬†el 20% de los microbios¬†del oc√©ano cada d√≠a y que renuevan todo el fitoplancton del planeta en una semana. En ese proceso de destrucci√≥n y renovaci√≥n celular, seg√ļn un art√≠culo publicado en¬†Science Advances, se liberan en todos los oc√©anos alrededor de¬†140 gigatoneladas¬†de carbono al a√Īo, casi cuatro veces m√°s que la quema de combustibles f√≥siles.

Esos reguladores de la vida tambi√©n desempe√Īan un papel similar en el organismo humano. En cada uno de nosotros hay m√°s de 10.000 especies de bacterias, un ecosistema en equilibrio que nos mantiene sanos y que los virus conservan. Aunque, hace un siglo, los bacteri√≥fagos se emplearon para combatir infecciones bacterianas como la peste bub√≥nica o el c√≥lera, el √©xito de los antibi√≥ticos a partir de la d√©cada de 1930 releg√≥ la soluci√≥n viral a las enfermedades contagiosas¬†en casi todo el mundo, manteniendo su prestigio, principalmente, en la Uni√≥n Sovi√©tica. En los √ļltimos a√Īos, el aumento de las resistencias bacterianas ha devuelto el inter√©s a los fagos, que¬†ya han salvado¬†a pacientes desahuciados.