Las proteínas de origen vegetal se relaciona con padecer menos enfermedades

Es necesario llevar a la mesa m√°s prote√≠nas de origen vegetal, como¬†las legumbres. Esta es una de las¬†principales indicaciones¬†que surge de la quinta revisi√≥n de los LARN, los Niveles de Ingesta de Referencia de Nutrientes y energ√≠a para la poblaci√≥n italiana, realizada 10 a√Īos despu√©s de la √ļltima edici√≥n y tras un trabajo de cuatro a√Īos que involucr√≥ a 150 expertos. Fue presentada en el 44¬ļ Congreso Nacional de la Sociedad Italiana de Nutrici√≥n Humana (SINU), que se celebr√≥ recientemente en Piacenza.

Los LARN establecen las cantidades de nutrientes y energ√≠a que pueden satisfacer nuestro bienestar. Son una herramienta para los profesionales, pero interesan a todos porque, seg√ļn sus indicaciones, los expertos nos dicen¬†c√≥mo, qu√© y cu√°nto comer para estar bien.

¬ŅCU√ĀNTA CANTIDAD?

¬ęPara una alimentaci√≥n saludable, se ha ampliado el rango de referencia de las prote√≠nas, pasando del 12-18 por ciento al 12-20 por ciento del aporte energ√©tico total¬Ľ, explica¬†Laura Rossi,¬†miembro del consejo cient√≠fico de la SINU y una de las coordinadoras de esta revisi√≥n. ¬ęPero m√°s que el cambio cuantitativo, que es m√≠nimo, lo importante es el cambio cualitativo. La indicaci√≥n, de hecho, es incrementar las prote√≠nas vegetales en sustituci√≥n parcial de las animales.

Las prote√≠nas vegetales, que tambi√©n tienen un¬†menor impacto ambiental, se encuentran en los frutos secos, los cereales integrales y, sobre todo, en las legumbres, que consumimos poco: menos de una porci√≥n a la semana cuando deber√≠amos consumir al menos 3-4″. El pr√≥ximo paso ser√° la actualizaci√≥n de las gu√≠as alimentarias italianas para una alimentaci√≥n saludable, la herramienta que indica con qu√© opciones alimentarias se pueden satisfacer los LARN.

LOS BENEFICIOS

¬ęLas pruebas cient√≠ficas m√°s recientes han demostrado que al aumentar la proporci√≥n de prote√≠nas vegetales, se reduce la mortalidad y se enferma menos, especialmente por¬†enfermedades cardiovasculares. De hecho, la porci√≥n de legumbres debe considerarse como un segundo plato que se puede alternar con carne, pescado y huevos. Las prote√≠nas de origen vegetal deber√≠an representar al menos el 40% de las que consumimos¬Ľ, subraya¬†Anna Tagliabue, presidenta de la SINU y profesora titular de Ciencia de la Alimentaci√≥n en la Universidad de Pav√≠a.

¬ęEn general, el aporte de prote√≠nas var√≠a seg√ļn la edad y las etapas de la vida. Es m√°s alto en las fases de crecimiento y aumenta a medida que el crecimiento es m√°s r√°pido. Es alto desde el nacimiento y luego disminuye gradualmente hasta la adolescencia,¬†cuando se asemeja al de un adulto. Esto se debe a que las necesidades de prote√≠nas en una persona en crecimiento tambi√©n deben servir para la formaci√≥n de nuevos tejidos, y no s√≥lo para el mantenimiento del recambio celular normal¬Ľ.

¬ęSin embargo, no se debe pensar que los ni√Īos necesitan aumentar su ingesta proteica respecto a la actual. De hecho, en la alimentaci√≥n actual, no faltan prote√≠nas, e incluso pueden ser excesivas, por lo que hay que evitar porciones de alimentos proteicos¬†que no sean adecuadas para las necesidades del ni√Īo. Entre los momentos fisiol√≥gicos en los que hay una mayor necesidad de prote√≠nas tambi√©n se encuentran el embarazo, para permitir la formaci√≥n de tejidos fetales y el desarrollo del feto, y la lactancia, para asegurar una producci√≥n adecuada de leche materna¬Ľ.

ANCIANOS

¬ęEn los ancianos, en cambio,¬Ľ concluye la experta, ¬ęse recomienda¬†un peque√Īo incremento de prote√≠nas de buena calidad¬†que, junto con el mantenimiento de la actividad f√≠sica, representa una estrategia de prevenci√≥n de la p√©rdida de masa muscular.¬Ľ